por

La alta montaña al alcance de los jóvenes

 

Esta semana tuve la oportunidad de ir con un grupo de jóvenes del Patronato de la Juventud Obrera de Valencia a la sierra de Javalambre, una de las montañas de 2.000 m de altitud que nos ofrece a los que vivimos en el Mediterráneo, acercarnos a ese mundo de las altas montañas, las bajas temperaturas y los paisajes nevados.

Nos alojamos en el Refugio Rabadà y Navarro de la Federación Aragonesa de Montañismo, donde el guarda y guia de montaña Javier recibió al numeroso grupo de jóvenes en Camarena de la Sierra. Desde alli marcha de aproximación por el sendero desde el pueblo hasta el refugio, ubicado por debajo de la estación de esqui de ARAMON y de la cumbre de Javalambre con sus 2.020 m.

Tuvimos la suerte de que saliera un dia claro y azul, aunque las temperaturas rozaban por la mañana en los lugares más expuestos de las crestas los-12-14º..y aunque los alumnos iban bien preparados de material , el frio de Javalambre siempre depara nuevas sorpresas con sus fuertes ventiscas racheadas y zonas desprotegidas. La llegada al refugio nos ofreció a todo el grupo bosques nevados donde cada uno pudo darse cuenta de las dificultades que supone la progresión por zonas nevadas a diferencia de otros terrenos que habiamos caminado en la Comunidad Valenciana

Pasamos la noche en el Refugio, donde pudieron conocer como funciona un refugio de la federación, sus normas, equipamientos, servicios..Y alli en un ambiente de camaraderia cenar y conversar sobre las actividades en la montaña que habiamos planificado, con las lógicas variaciones en caso de mal tiempo. Una noche fria por debajo de los 15 grados donde pudieron comprobar lo hostil que puede ser un lugar de alta montaña a los casi 2000 m y lo espectacular que es disfrutar de escenarios de montaña como este de Javalambre.

Al dia siguiente , sobre las 7 h despertamos al grupo juvenil, y tras un copioso desayuno, salimos fuera del refugio. La sensación térmica es de mucho frio, pero creo que ya nos hemos ido adaptando al medio tras la experiencia de ayer con la travesia hasta el refugio. Ahora el guia, Javier, nos  explica que vamos a formar dos grupos: uno para progresar con las raquetas de nieve por el bosque hasta el entorno de la cumbre de Javalambre, y otro para conocer las técnicas de aseguramiento y salvamento en zonas nevadas.

El primer grupo avanza conmigo, Javier e Ismael con las raquetas de nieve, al principio con dificultad, pero poco a poco van probando las ventajas de este herramienta tan util en zonas nevadas, donde el grosor de la nieve hace dificil el transito a pie. Unas pequeñas lecciones sobre  el uso de la raqueta, en ascenso, descenso,  caidas y ya estabamos por el bosque siguiendo el manto nevado hasta lo alto de la estación de esqui de Javalambre. Ha sido una experiencia diferente en la que estos jóvenes han conocido nuevas formas de desplazarse ante un medio adverso como puede ser la montaña donde es precios planificar, prevenir y conocer bien el medio.

El segundo grupo se dedica a talleres de seguridad en la nieve con los guias Rafa y Diego. En una pendiente el guia explica como podemos descender asegurados con la cuerda, y como responder ante una caida con un piolet. Una maniobra que parecia fácil pero que supuso mayor atención y concentración. Más tarde nos acercamos a un lugar donde el guia ha escondido un detector de ARVA, para que lo busquemos siguiendo las señales del equipo de rescate del alud. Solo disponemos de 4 minutis o  la via de este persona ( simulacro) estaria en peligro.

El ARVA nos acerca poco a poco a la zona, y con la sonda marcamos la parcela hasta encontrar por fin el aparato, que en su caso en la vida real habria sido un cuerpo de un compañero. Una clase muy instructiva que nos abrió a todos los presentes los ojos sobre la importancia de conocer los tipos de nieve, riesgos de auldes y materiales y técnicas para la prevención y socorro, y más en una semana donde ha habido accidentes mortales por aludes en Pirineos.

La jornada en la nieve acaba. Javalambre ha sido toda una lección para estos jóvenes que habian tenido poco o nulo contacto con la alta montaña, la nieve y las condiciones climatológicas adversas…ahora regresamos a Valencia y les pido que no olviden lo aprendido: puede ser util no solo como futuros profesionales de la montaña sino que será el ” seguro de vida” en situaciones personales y familiares  de peligro que nos depare la alta montaña.

Con todo este baul de conocimientos nos vamos y prometemos volver a descubrir los rincones y valores de Javalambre..en sus cota 2000 m y sus temperaturas que a más de uno le recordaban a Siberia…pero era Teruel y su alta montaña…